El hospital‎ > ‎Historia‎ > ‎

Historia de un Edificio Singular, El Hospital Labaca

En 1917, Dña. Angelita  Labaca y su hermano, dejan un legado en su testamento por el cual se constituye una Fundación Benéfica, con la intención de actuar en la Educación y la Sanidad, ordenando que se construyan escuelas y un Hospital Materno Infantil.

Las escuelas se construyeron en la calle de Juan Flórez  y siguen desarrollando su trabajo en la actualidad.

El Hospital Materno-Infantil, se construyó en el lugar de A Coruña, llamado Monserrat, según el proyecto del arquitecto Leoncio Bescansa, en el cual también se contemplaba la construcción de una iglesia  y la Escuela de Enfermeras y Matronas. La Iglesia se llevó a termino, pero no la Escuela de Matronas. El Patronato, presidido por el sacerdote D. José Sánchez Mosquera, debido a las dificultades económicas dimitió y fue sustituido por otro presidido por el magistrado de la Audiencia D. Atanagildo Pardo de Andrade, que logró formar una Junta en la que estaban personas de prestigio social y económico, logrando terminar el Hospital, aunque con algunos recortes, por ejemplo,  la vivienda del Director.

Alrededor de 1928, el Hospital Labaca entra en pleno funcionamiento, sosteniéndose con los fondos de la Fundación Labaca, donaciones altruistas y pequeños ingresos por sus actividades privadas.

El Hospital, tenia muy buena estructura física, buen instrumental para la época, y una organización extraordinaria, con Dirección, Servicios médicos y quirúrgicos, laboratorio, Rx, lavandería, cocinas, toda una dotación para la época.

Contaba con 100 camas en distintos servicios, los más importantes  Materno-infantiles, excepcional en aquellos tiempos en los que este valor era el más importante (los Sanatorios de la ciudad no pasaban de 6 a 8, exceptuando el Hospital Militar) El Hospital de la Beneficencia, situado en la zona de Zalaeta estaba en decadencia por distintas razones , teniendo 25 camas. No existía la Seguridad Social.


En la Planta baja, estaba la Dirección, Administración, laboratorios,  Rx, lavandería  y cocinas.

En la zona norte de la planta baja, se instaló una sala de enfermos psiquiátricos agudos.

En la primera planta estaban las salas materno-infantiles en la zona Sur, y el la Norte un sector privado con habitaciones individuales. Asimismo, en dicha planta estaban las áreas quirúrgicas, con amplios quirófanos.

En la segunda planta, de construcción posterior, que ya estaba en el proyecto inicial y que se llevó a cabo cuando mejoró la tesorería; se instalaron dos grandes salas, una de hombres y otra de mujeres, completamente independientes, en zonas norte y sur. En esa planta estaba también la Comunidad de Hermanas de la Caridad.

Tuvo este Hospital una gran actividad, siendo muy utilizado por las habitantes de la ciudad y su entorno.

Durante la guerra Civil Española, bajo la dirección del Dr. Barcia Goyanes, fue utilizado como Hospital de guerra, especializado en neurocirugía atendía a los heridos del conflicto, Está considerado como el primer hospital de guerra del mundo.

En 1950,fue adquirido por el ayuntamiento de La Coruña a la Fundación Labaca, al precio de 7.000.000. de pesetas, elevado para la época, para albergar la asistencia a la Beneficencia, por aquel entonces importantísima, porque  todavía no existía la Seguridad Social. Se cerró el Hospital de Zalaeta, que estaba en malísimas condiciones y el dintel del mismo, que recuerda a la gran benefactora Teresa Herrera, se instaló a la entrada del Hospital Labaca, donde permanece actualmente.

Poco a poco comienza el gran desarrollo sanitario de la ciudad, de la mano de la Seguridad Social y de varios centros privados. El Hospital Labaca entra en lenta pero progresiva decadencia.

En 1971,la Asociación Española contra el Cáncer, crea en A Coruña, un Centro Oncológico, al que dota básicamente con una Unidad de Cobalto, que por aquel entonces era un equipo poco frecuente en España (en Galicia había otros dos exactamente iguales, uno en la Universidad de Santiago y otro en la Clínica Povisa de Vigo). La Junta Provincial estaba presidida por D. José Antonio Quiroga y la Junta de Damas por Dña.Susi Marchesi, El Alcalde de la ciudad era D. José Pérez Arda. El Ayuntamiento cedió el ala sur de la planta baja, y a continuación de la misma, se construyó un búnker en el cual se alojó la unidad de Co-60, con las dependencias necesarias. En el espacio que quedó sobre el búnker se instaló un quirófano con dependencias afines.

En la planta baja cedida, se montaron laboratorios, radiología, medicina nuclear, dos despachos médicos y administración.

El Centro Oncológico se acogió a la norma Nacional, estando situado en el Grupo III Nivel IV, recibiendo enfermos de la Seguridad Social que precisaban tratamiento oncológico, con pago por estancia y sesión de tratamiento. Había algún paciente de Compañías privadas, que por entonces comenzaban a trabajar y algún raro paciente privado que pagaba su tratamiento.

Así se inició la andadura del COG con el Hospital Labaca.

En 1978-1980,al Ayuntamiento decide reformar profundamente el Hospital, para transformarlo en un Hospital General con posibilidades de concertarse con la SS. Se realizan las obras, pero el acuerdo con la SS fracasa y el Hospital comienza a ser una carga insoportable para el Ayuntamiento, especialmente por su pequeño tamaño, por lo que en 1986, se llegó al acuerdo entre el COG (que se constituye en Fundación indepediente) y el Ayuntamiento, en forma de cesión administrativa por 50 años y abonando un canon anual del 7% del valor estimado del inmueble y equipamiento, con elevación anual del IPC. Se firma el acuerdo entre el Alcalde Francisco  Vázquez y el Presidente de la Fundación José Antonio Quiroga. El personal, en agradecimiento y reconocimiento de su labor, hace un escrito pidiendo que la Fundación se llame José Antonio Quiroga Piñeyro, cosa que se consigue, conservando el nombre en la actualidad.

A partir de ese momento comienza un extraordinario desarrollo del COG instalado en el Antiguo Hospital Labaca, que continua en nuestros días, como uno de los mejores Hospitales monográficos dedicado al tratamiento integral del cáncer.